Todo Conectado: Internet of Everything

Internet de las cosas (IoT), machine to machine (M2M), Intenet de todo (Internet of Everything) son conceptos que están llenando las páginas de los medios especializados y copando los stands de las ferias profesionales del momento.

Pero… ¿qué es eso? ¿qué significa eso en nuestro día a día?

Este concepto de conexión de todas las cosas, es exáctamente eso, un concepto es algo que no ha nacido por un avance concreto de la tecnología. No podemos decir que el internet de las cosas sea un invento ni un descubrimiento, es más bien un concepto que está día a día más maduro y que la sociedad (por estar más madura) está más preparada a acogerlo. Las tecnologías en las que se basan llevan años entre nosotros, pero es ahora cuando, posiblemente la gente, todos nosotros, estamos suficiéntemente preparados para recibirlas.

Nos resulta natural leer twitts en la parada del autobús, mirar cuánto tiempo le queda al bus para llegar a la parada y contestar un whatsapp de una amiga que está en Canadá. Esa escena la puede protagonizar cualquier hijo de vecino, aunque no sepa programar ni encender un ordenador ni formatear un disco duro, es una escena que está al alcance de (casi) cualquiera en nuestros días. Por ese motivo estamos preparados para ese siguiente paso del Internet of Everything.

¿Qué significa entonces? Pues no tiene un significado único, ni concreto. Significa que en muy pocos años todo lo que compremos para nuestras casas, todo aquello que haya que enchufar estará conectado a Internet.

¿En serio? Si, en serio.

¿Por qué pasará?Pues porque cuando un fabricante ofrezca (masivamente) lavadoras conectadas a internet que permiten programarlas desde el movil o revisar cuando acaban y tenga éxito (la gente lo perciba como un diferencial), ese día, todos los demás fabricantes de lavadoras del mundo ofrecerán sus lavadoras con conexión a internet y el de los lavavajillas hará lo mismo y… Y en cuestión de 5 años todos nuestros electrodomésticos estarán conectados a internet.

¿Y de verdad necesito que todo esté conectado? Lo ilusionante de encontrarnos justo delante de un cambio tecnológico de esta envergadura es que no somos capaces de saber lo que pasará, el nivel o el grado de afección que tendrá esto en nuestras vidas del día a día. Hay ciertas tendencias o movimientos tecnológicos hoy en día que parecen prometedores: impresoras 3D, smart glasses, weareables, IoT. Me da la sensación de estar delante justo de un precipicio oscuro, que se intuye profundo, pero que realmente nadie sabe dónde terminará.

¿Por qué ahora? Esta es una pregunta muy interesante que en parte, ya he contestado en párrafos anteriores, la tecnología ya estaba con nosotros desde hace años. Desde mi punto de vista hay dos motivos fundamentales para que ahora, precisamente, sea el momento del Internet of Everything:

  1. La evolución tecnológica ha dado una pausa. Los descubrimientos científicos asociados a la tecnología son, desde hace unos años puramente cuantitativos. Esto, permite (y casi obliga) a los tecnólogos y a las empresas tecnológicas echar un vistazo a la tecnología que tienen y tratar de sacarle nuevas aplicaciones y mayor rendimiento.
  2. Las personas “de a pie” hemos asimilado como naturales los smartphones, las conexiones a internet moviles, las aplicaciones, etc. Estamos preparados para el siguiente paso

¿Quién cree en el Intenet of  Everything? De momento los tecnólogos, las empresas tecnológicas y todos aquellos que, por encontrarnos cerca de la tecnología podemos apreciar lo que se viene encima.

¿Quién puede conseguir que tenga éxito? Desde mi punto de vista, los tecnólogos, los primeros en comenzar el movimiento no son los verdaderos “culpables” de que un movimiento como este tenga éxito. Son los seguidores, los primeros seguidores los que consiguen convertir a un chiflado solitario en el líder de un movimiento (la frase está extraida de este video de Derek Silvers (https://www.youtube.com/watch?v=CUD1gye9HCw). Los primeros seguidores serán las empresas que sin tener espíritu tecnológico vean que su futuro pasa por ahí. Las empresas de electrodomésticos, las de porteros automáticos, las de cristales, las de somiers y camas, todas estas compañías de negocios convencionales serán las que tengan la llave del éxito de este movimiento. La cuestión es que llaves, se necesitan pocas, es decir, si algunas de estas empresas no participa y el movimiento sale hacia adelante con la participación de otras, la primera morirá en el intento.

¿Qué retos nos traerá el Internet of Everything? Internet of Everything es un cambio de paradigma, ¿qué significa eso? pues significa que dificilmente podemos adelantarnos a las necesidades o a los retos a los que nos vamos a enfrentar. Lo que sí podemos decir es que hay cosas muy evidentes que serán vitales en ese nuevo paradigma: la seguridad, la privacidad, la conectividad en el hogar, las empresas de servicios de reparación, las empresas aseguradoras. Sin duda será un reto el hecho de tener 30 dispositivos en mi casa conectados a internet enviando información sin que yo intervenga, tendré que asegurarme de alguna manera que nadie va a “piratear” mi WIFI y me va a encender el fuego de la cocina y posíblemente me tendré que buscar un servicio técnico diferente para mi lavadora cuando el problema sea que no se conecte a internet y no que se haya roto la bomba.

¿Estos retos pueden hacer que esto quede en nada? Sin duda, NO. Estos retos que he mencionado en el párrafo anterior son precisamente los que hacen que este “moviemiento” del IoE tenga sentido, que sea interesante para mucha gente que pensamos que puede abrir un paradigma distinto y suponer unas oportunidades de evolución y de negocio verdaderamente muy significativas. Sin duda, cuando explote el IoE habrá gente que se haga rica y habrá empresas (de los modelos tradicionales) que tengan que cerrar o reducir críticamente sus plantillas, pero esos movimientos son sanos. Como reza el título de esta entrada de Enrique Dans (cuya lectura recomiendo): “Reinventarse es la palabra clave”

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *