La tecnología evoluciona cada vez más rápido: Ley de los Rendimientos Acelerados

PPTMASSuseInventionsLogPRINTLa tecnología cada vez evoluciona más rápido. Esta afirmación así dicha parece simple e inofensiva pero tiene profundas implicaciones y debemos ser conscientes que esto, que hoy puede parecernos evidente no lo era hace tan solo unos años.

La teoría de los rendimientos acelerados (“the law of accelerating returns“) fue recogida por primera vez por el inventor, científico, músico y hoy directivo de Google Ray Kurzweil. Dicha ley es una extensión de la archiconocida Ley de Moore (que sólo es aplicable a los semiconductores) y ambas vienen a decir que la tecnología evoluciona de forma exponencial y no de forma lineal, esto quiere decir que cada vez evoluciona más rápido.

Kurzweil desarrollo su ley en un ensayo publicado en año 2001 donde afirma:

Un análisis de la historia de la tecnología muestra que el cambio tecnológico es exponencial, al contrario de la visión ‘lineal intuitiva’ del sentido común. Así que no experimentaremos cien años de progreso en el siglo XXI, sino que serán más como 20.000 años de progreso (al ritmo de hoy). Los ‘rendimientos’, tales como la velocidad de los chips y la relación coste-efectividad, también se incrementarán exponencialmente. En el plazo de unas pocas décadas, la inteligencia de las máquinas sobrepasará la inteligencia humana, llevándonos a la singularidad (cambios tecnológicos tan rápidos y profundos que representen una ruptura en la estructura de la historia humana). Las consecuencias incluyen el surgimiento de inteligencia biológica y no biológica, software inmortal basado en humanos y niveles de inteligencia ultra-elevados que se expandirán hacia el universo a la velocidad de la luz.

Más allá de las implicaciones sobre el futuro y si tendremos máquinas con capacidades de IA (inteligencia artificial) superiores a la inteligencia humana, lo que me parece interesante de esta teoría son las conclusiones e implicaciones que tiene para los modelos comerciales y de negocio de hoy en día.

No sé si la ley de los rendimientos acelerados tendrá una validez a lo largo de los sigles que vienen, sin embargo parece evidente que es una realidad en nuestros días y que debería ser una realidad en los próximos años, al menos. Desde mi punto de vista, el hecho de que la tecnología evolucione de forma exponencial tiene una implicación de mayor calado: la capacidad de la sociedad para asimilar y familiarizarse con el uso de dicha tecnología evoluciona de la misma manera. Si asumimos esta afirmación como cierta, comenzamos a definir el entorno actual en base al cual debemos definir nuestro modelo de negocio.

Mi generación ha sido capaz de asimilar cambios tecnológicos muy profundos (popularización de internet, inicio de la telefonía movil, smartphones, tablets…) de una forma natural. Lo que dice la ley de Kurzweil es que nuestros hijos estarán capacitados para asimilar muchos más cambios de ese tipo. Cabe esperar que en ese entorno, los cambios disruptivos (cambios tecnológicos que cambian nuestra forma de hacer y entender las cosas de forma profunda) sean habituales.

En términos generales, el hecho de que el entorno se vuelva más cambiante y que la sociedad desarrolle una gran capacidad para asimilar los cambios no es bueno ni malo. Lo que es absolútamente imprescindible es que sepamos dónde estamos jugando la partida y que estas serán las nuevas normas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *