Aprender es gratis!: ¿la revolución del modelo de aprendizaje profesional?

Vuelvo a encontrar tiempshelf-159852_640o para escribir tras unas semanas en las que he estado más centrado en el estudio y en preparar un par de certificaciones en las que estaba enrolado. Precísamente la diferencia entre las dos formaciones que he llevado a cabo durante este tiempo es lo que me inspira para esta entrada.

En las últimos años hemos visto como proliferan las plataformas de aprendizaje por internet en el sentido más amplio. Desde las primitivas plataformas de elearning basadas en moodle (www.moodle.org), a las modernas plataformas como coursera (www.coursera.org) con miles de cursos de las más prestigiosas universidades del mundo, pasando por plataformas de pago por aprendizaje como la plataforma de Álvaro San Martín (@alvarosanmartin) Floqq (www.floqq.com).

La mayoría de estas plataformas de aprendizaje están orientadas a la especialización o al aprendizaje de técnicas o conocimientos concretos que atraen a gente áltamente motivada a seguirlos, no están orientadas al aprendizaje básico y general. Otra de las iniciativas en este mismo sentido es el movimiento generado alrededor del libro de “The Personal MBA” de Josh Faufman (www.personalmba.com) quien defiende en su libro, dando pautas e información para lograrlo, que uno puede adquirir por su cuenta los mismo conocimientos que se proporcionan en los más caros cursos MBA de las más prestigiosas escuelas de negocio.

Todos estos indicios pueden hacernos dudar si estamos ante una revolución en los métodos de aprendizaje especializado. ¿Acabarán estas nuevas plataformas incipientes con los modelos tradicionales de las escuelas profesionales, escuelas de negocio y centros especializados?

Mi opinión es que, de ningún modo. Sin embargo, es cierto que supone un cambio de paradigma importante en este sector. Aparece una extensísima oferta muy atractiva a un sólo golpe de ratón. La nueva oferta no hará que desaparezcan los centros especializados y escuelas de negocio, pero si que hará que se polarice el mercado. Es previsible que los centros de enseñanza profesional que sobrevivan sean aquellos que verdadéramente ofrecen valor y prestigio, esos centros seguirán creciendo y atrayendo a personas hábidas de conocimiento, mientras que los centros mediocres y que aportan poco o nada cederán ante la, cada vez mayor, calidad y flexibilidad de la oferta de aprendizaje en internet.

Parece que no soy el único que tiene esta opinión, los responsables de enseñanza de las principales y más prestigiosas escuelas y universidades del mundo deben pensar algo parecido cuando se han mostrado dispuestas a colaborar abiértamente con algunas de las plataformas de internet. Coursera es un gran ejemplo: miles de cursos de universidades como Harvard, Princeton o Stanford, entre otras muchas, están accesibles para cualquiera de forma gratuita. Creo que es difícil hacer una valoración sobre lo que esta oferta formativa puede suponer en términos de mejora general del conocimiento común.

Bienvenidas todas las iniciativas que acerquen contenidos de enseñanza de calidad a las personas que no tienen acceso a ellos de otra manera. Seguro que lograremos mejores centros de enseñanza profesional y más gente, cada vez mejor formada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *