¿Estamos preparados en España para la economía digital?

España ocupa el puesto 38 de la lista elaborada por el World Economic Forum sobre la capacidad de los países para aprovechar la era digital. Italia es el único gran país europeo que tenemos por detrás. Incluso tenemos por delante a Portugal e Irlanda.

Mirando las cifras económicas, el peso de la economía digital en los países del G20 es superior al 8% mientras que en España se sitúa a duras penas en el 6%.

Reciéntemente, el sociólogo y economista estadounidense Jeremy Rifkin (uno de los padres del concepto de la tercera revolución industrial) ha advertido que España podría quedarse atrás en la transición hacia la economía digital.

Estos datos chocan frontalmente con otros tales como la penetración de smartphones en España que nos sitúan como el país de Europa con mayor número de dispositivos “smartphone”, además de algunos otros datos que nos otorgan una gran posición en las listas de consumo de contenidos digitales.

Otro dato curioso que ahonda en esta aparente incoherencia es el dato publicado recientemente por el Instituto Nacionald e Estadística que indica que aproximadamente un 36% de las empresas de más de 10 empleados usan las redes sociales para fines profesionales, lo que deja la preocupante conclusión de que hay casi un 74% restante que no lo hace.

¿Hay alguna explicación para que seamos tan sobresalientes en la adopción de tecnología para el ocio y sin embargo le saquemos tan poco provecho para la economía y la industria?

Muy probablemente tengamos que buscar la explicación en la naturaleza de la mayoría de las grandes empresas españolas. España cuenta con grandes empresas que operan en todo el mundo y que cuentan con un marcado origen familiar que, en la mayoría de los casos perdura hasta nuestros días. La siguiente infografía está un poco descatualizada pero ilustra bien la estructura familiar de muchas de nuestras grandes empresas.

El acceso a la alta dirección de estas grandes compañías está restringido por este carácter familiar, lo que fomenta la línea continuista y fomenta en pocas ocasiones la innovación.

Si unimos esto, al aún inmaduro sistema de fomento de emprendimiento en España, llegaremos a la conclusión de que a pesar de que la sociedad española está más preparada para la economía digital de lo que lo está su industria.

Seguro que muchos nos hemos sorprendido cuando hemos buscado una página web de una tienda o de una empresa y no la hemos econtrado, o cuando hemos intentado comprar algo por intenet y nos hemos dado cuenta de que no tenía tienda online disponible. Eso son ejemplos de que la sociedad española está más avanzada que la industria en lo que preparación para la economía digital se refiere.

Las grandes empresas españolas deberán darse cuenta de este hecho más pronto que tarde para poder sobrevivir.

Cuando la generación facebook acceda al mundo laboral aplicará sus conocimientos y jugará a un juego al que lleva jugando 25 años y jugará en casa. La vieja escuela seremos los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *